Monasterio de Cornellana

Fue fundado en el año 1024 por la infanta Cristina, hija del rey de León, Vermudo II. El Monasterio se edificó en las fértiles tierras del río Narcea, en su confluencia con el Nonaya. En el S.XII se cede a la orden de Cluny. A partir de entonces pasa a ser uno de los Monasterios más importantes del Occidente de Asturias. En el S.XVII tiene lugar su anexión a la Congregación de San Benito. A principios del S.XIX se inicia un periodo de decadencia con la ocupación francesa y la posterior desamortización de Mendizábal.
En 1998 tuvo lugar un Congreso sobre "Rehabilitación Sostenible Del Patrimonio Histórico" en Salas, lo que permitió que en la actualidad se esté llevando una rehabilitación integral del edificio, que albergará un centro de documentación sobre el Camino de Santiago, un Hotel, un Albergue, y salas para usos sociales además de las propias eclesiásticas.
Del periodo románico conserva la Puerta de la Osa , que posiblemente constituía el antiguo acceso al Monasterio, si bien no en su ubicación actual. La representación de la osa tiene diversas interpretaciones; desde la simbología religiosa hasta el origen funcional.
Son también de este periodo los arcos del claustro, una Torre que hacía la función de campanario y los ábsides de la Iglesia, semicirculares poseen cuatro cuerpos y columnas entregas, decoración de canecillos en el tejado y saeteras en las tres cabezas de la nave.
La fachada del Monasterio es Barroca, se divide en tres niveles que rematan en un frontón con escudo de Castilla. El orden compuesto de las columnas se acompaña con una decoración vegetal-popular, mientras que la puerta y el balcón presentan molduras de oreja renacentista . El tejaroz posee decoración con canecillos de madera.
El claustro Barroco es de dos plantas, las crujías de la planta baja están empedradas y cubiertas por una bóveda de cañón rebajada, siendo la arcada de medio punto, mientras que la primera planta es una balconada adintelada con molduras de oreja. Los frisos corridos y la decoración vegetal adornan los fuertes pilares.

La nave central de la Iglesia destaca por su gran altura, posiblemente debida a una restauración del S.XVII. La boveda de cañón con fajones está decorada con pinturas al fresco de motivos geométricos